Homofobia por campaña en Marruecos ¡que buscaba liberar del closet a nuestro colectivo!

Decenas de hombres homosexuales están siendo perseguidos en Marruecos, donde ser gay es ilegal, luego de que sus identidades fueran reveladas. Desde hace dos semanas, varias asociaciones se han estado movilizando frente a lo que llaman una «caza de brujas» contra la comunidad LGBT.

Varios hombres homosexuales han tenido que huir de sus casas, muchos han sido insultados e incluso un joven de 21 años se quitó la vida. Todo comenzó el 13 de abril, cuando Sofia Talouni, una influencer transgénero marroquí también conocida como Naoufal Moussa, invitó por medio de un video de Instagram, donde tiene más de 600.000 seguidores, a crear perfiles falsos en Grindr, Hornet y Planet Romeo, tres aplicaciones de citas dirigidas a la comunidad homosexual.

Enojada después de haber sido insultada por su orientación sexual, Talouni asegura que su objetivo era denunciar «la hipocresía» de la sociedad marroquí, mostrándole a la gente la cantidad de homosexuales que vive en el país sin hacer pública su orientación sexual, posiblemente «hermanos y maridos» que «se esconden detrás de sus músculos y barbas».

Siguiendo las directrices de la influencer, quien reside en Turquía, recopilaron fotos de hombres gay y las compartieron en las redes sociales, lo que terminó desencadenando «una ola de ataques homofóbicos» en la nación árabe, según denuncian organizaciones LGBTQ+.

El artículo 489 del Código Penal marroquí penaliza la homosexualidad con hasta tres años de cárcel, por incurrir en «actos obscenos o contranaturales entre personas del mismo sexo».

Michelle Gulino, abogada de la ONG Human Rights Watch (HRW), le cuenta a BBC Mundo que la comunidad LGBTQ+ en Marruecos ha sido objeto de otras formas de acoso y violencia.