¿Qué debes saber de la lluvia dorada?

La lluvia dorada gay… bueno, ya te imaginarás de dónde viene esta denominación. Hablamos de prácticas relacionadas con la orina durante el sexo gay, pero no todo es tan simple como mearle encima al otro o agacharse para que te mee, y no es solamente una práctica limitada al colectivo gay. Hay heterosexuales que disfrutan con la lluvia dorada, pero ya sabes que los gays en general somos más abiertos a probar determinadas prácticas sexuales que se salen de lo común o de lo socialmente aceptado.

En la lluvia dorada gay podríamos considerar lo que es la lluvia dorada propiamente dicha, es decir, orinar en el otro o que el otro te orine encima durante el sexo gay. También hay activos que prueban a mearse en el ano del pasivo, ya sea en su exterior o incluso en su interior si son capaces de mantener la erección y mear mientras le penetran. Y luego está la gente a la que le excita directamente beber orina o ver a alguien bebiendo orina. Sabrás que la orina se ha usado con distintos propósitos a lo largo del tiempo, desde medicinales a cosméticos, pero tenemos que señalar que no está demostrando que aporte ningún beneficio para la salud. Beber orina si no tienes agua ni ningún otro líquido a mano también es algo que se suele desaconsejar. Al fin y al cabo piensa que estás bebiendo algo de lo que tu cuerpo quiere desprenderse de manera natural, así que muy bueno no puede ser y solo necesitas dos dedos de frente para descubrirlo.

A menudo la lluvia dorada gay es vista como una práctica en la que el activo humilla al pasivo al mearle en la cara, en la boca o en el pecho, o simplemente una práctica de dominación no muy diferente a las prácticas sadomasoquistas. Recuerda que si algo te da placer no tiene por qué tener nada de malo y eres tú el que decide qué te apetece hacer y qué no en el sexo gay. ¿Es más raro un poco de orina caliente sobre tu cuerpo que chorros de semen llegándote hasta la campanilla? ¿Sientes placer al ver al otro sintiendo placer o eres más egoísta en el sexo gay? Son preguntas que quizás deberías hacerte si alguna vez te proponen realizar alguna de este tipo de prácticas sexuales fetichistas.