Tips para pasivos primerizos ¡Que no te agarren desprevenido!

Puede que seas gay virgen y estés atemorizado ante la idea de perder la virginidad y si te va a doler mucho hacer de pasivo, o quizás seas versátil pero siempre ejerces como activo y estás deseando probar las mieles del placer anal. Seas como seas y busques lo que busques, si te atrae la idea del sexo gay anal lee nuestros tips, al fin y al cabo todos tuvimos que perder la virginidad en cierto momento de nuestras vidas.

Cuidado con lo que comes

Y no nos referimos a comer rabo, sino a los alimentos que comes antes de tu encuentro sexual. Seguro que ya sabes qué tipo de comidas te sientan mal o caen más pesadas a tu estómago, porque nadie conoce su cuerpo mejor que uno mismo, así que procura no ingerir comidas picantes o copiosas. Lo ideal para tener sexo anal como pasivo sería que desde el día anterior al encuentro sexual optaras por comidas ligeras. Ya te darán un atracón de lo que quieras luego.

Limpieza anal

Para que en esa sesión de sexo anal gay nadie se encuentre con sorpresas desagradables tendrás que limpiarte bien por dentro. Haz tus necesidades en el baño en primer lugar y después profundiza en tu limpieza anal siguiendo algún método. Muchos usan un enema con agua templada para limpiar los restos de heces que puedan quedarse en la cavidad anal, otros gays optan por enjabonarse bien la zona y usar la ducha para introducirse agua en el ano para limpiarse bien. Puede que la sensación sea un tanto extraña e incómoda la primera vez, pero te quedarás limpio y seguro.

Lleva lubricante

Que no te engañen, para perder la virginidad gay no solo necesitas una cena romántica, música sugerente y la luz de las velas. Necesitas lubricante. Perder tu virginidad como pasivo sin lubricante puede ser muy doloroso (la saliva no es suficiente), así que llévate tu propio lubricante. ¿Qué lubricante elegir para el sexo gay? No compres ninguno de base aceitosa, ya que pueden dañar los preservativos, así que quédate con alguna con base de agua y de calidad. Que no te dé vergüenza preguntar cuál es el mejor si no quieres sentir dolor.

Lleva condones

Necesitas condones y lubricante. Nos gustaría creer que lo de los condones lo tenemos todos bastante interiorizado ya, pero por si acaso nunca está de más recordarlo. Póntelo, pónselo. Decimos condones en plural porque puede ser que necesites más de uno si el primero se rompe en algún momento. Los condones en el sexo gay son un básico, para proteger tu salud sexual contra las ETSs.

Relájate y disfruta

Has comido ligero, te has limpiado bien, llevas condones y lubricante… ¿qué más falta? Que no te pongas demasiado nervioso, tienes que relajarte y disfrutar. Es comprensible que en el momento de la penetración te sientas un poco tenso, así que dile al activo que vaya despacio y guíale para que todo vaya al ritmo que tú necesitas. Si estás tensísimo el ano no se relajará y la penetración será dolorosa, así que tienes que relajarte y pensar que estás a punto de descubrir una experiencia sexual muy placentera. Puede que notes cierta incomodidad al principio, pero te aseguramos que terminará convirtiéndose en placer. Usa lubricante si así lo necesitas y si necesitas un descanso díselo también, tómatelo con calma.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here