5 razones del por qué debes decir si al sexo oral

Las relaciones son dar y tomar, en todos los aspectos. No puedes pretender recibir sin dar nada a cambio. Así que, si eres uno de esos hombres que rechaza la idea de hacerle una buena mamada a su novio, aquí tienes 7 razones para cambiar de idea y practicar sexo oral gay.

1 Es relajante

En el sexo tienes que relajarte y disfrutarlo todo, pero también hacer que el otro se relaje. Pensarás que no pero el sexo oral es realmente terapéutico. Cuando estás agachado o de rodillas practicando sexo oral a otro hombre le estás ayudando a relajarse, ya que la cabeza del pene tiene un montón de terminaciones nerviosas que reaccionan muy bien a los estímulos orales que tu boca y tu lengua le proporcionan. Sé generoso y proporciona relax a los demás.

2 Confia en él

¿Qué mejor forma de demostrar tu confianza hacia tu hombre que comiéndosela? Párate a pensarlo, porque es una de las mayores muestras de confianza y un acto en el que los dos sois tremendamente vulnerables. Un pene expuesto dentro de una boca llena de dientes afilados… eso es confianza y lo demás son tonterías.

3 rechazar al de abajo es rechazar todo lo demás

A la mayoría de los hombres, gays o no, les gustan sus penes y suelen estar orgullosos de ellos, aunque en ese orgullo influya el tamaño. Pero dejando a un lado tamaño, grosor, forma y otras características del miembro masculino, bajar a chupar el pene a un hombre demuestra que admiras el falo. Que alguien se moleste en practicarte sexo oral significa que le gusta tu pene y que está admirando y alabando esa parte concreta de tu anatomía. Pero si rechazas chupar el pene a un hombre, estás rechazando a ese hombre. Y eso no está bien si quieres tener una relación con él. ¡Hazle caso a su rabo!

4 Porque ya no estamos en tiempos de prejuicios

A estas alturas de la vida deberíamos haber eliminado ya ciertos prejuicios y concepciones erróneas sobre la masculinidad en el mundo gay. Chupar penes no te hace menos hombre. Ser gay no te hace menos hombre. Ser pasivo no te hace menos hombre. Ser afeminado no te hace menos hombre. ¡Abajo el heteropatriarcado y adiós a las masculinidades frágiles! Mantener el contacto visual mientras practicas sexo oral a otro hombre puede ser tremendamente excitante y muy masculino, una liberación de testosterona brutal que hace que las hormonas se desaten junto a algunos de nuestros instintos más primarios. Libera el animal que hay en ti y a disfrutar, machotes.

5 porque aquí todo debe ser consensuado y reciproco

Si quieres que te hagan algo a ti, tú también tienes que estar dispuesto a hacerlo. Si disfrutas de lo bien que te la come tu novio y te encanta metérsela en la boca, también deberías disfrutar al ponerte en su lugar. Habrá muchos gays que no estén de acuerdo con esto. Estupendo, pero tienes que reconocer que sois bastante egoístas. Si dejas que tu novio te la chupe pero tú no se la chupas a él bajo ningún concepto, bajo nuestro punto de vista le estás faltando al respeto. No te engañes a ti mismo.