Haga feliz a una lesbiana poniéndola así…

ADVERTENCIA, la siguiente información es para una lesbiana con acceso a otra lesbiana, definitivamente no para alguien homosexual, o heterosexual, esta vez solo se trata de ellas y entre ellas.

Dejando claro ese punto, hablemos claro, no hace falta decir que el sexo entre dos mujeres es algo hermoso. Desafortunadamente, hay mucha desinformación por ahí. «Mucha gente de la cultura dominante piensa que el ‘sexo’ es un coito penetrante, un pene que se mete en un agujero. Así que cuando dos personas con vulvas tienen sexo, creo que mucha gente no entiende cómo funciona eso ya que no hay pene. Pueden pensar que las mujeres no pueden tener sexo o que el sexo no es satisfactorio», dice Liz Powell, PsyD, una educadora sexual, entrenadora y psicóloga licenciada amigable con los LGBTQ.

Para aclarar algunos conceptos erróneos – y, por supuesto, para dar a las mujeres que tienen sexo con otras mujeres algunas ideas calientes – redondeé una lista de sugerencias de posiciones sexuales divertidas. ¡Esto no es sólo para lesbianas! Pueden ser disfrutadas por mujeres queer, bisexuales, pansexuales, o incluso mujeres heterosexuales que buscan explorar, así como personas no binarias y trans con vulvas. Me identifico como marica y bisexual, he tenido sexo con hombres y mujeres, y también me atraen las personas no binarias. Dado que el sexo entre dos mujeres suele ser tan fetichista a través de la mirada masculina, me aseguré de incluir sólo las posiciones que he probado y disfrutado o de hablar con otras personas que han probado y disfrutado.

Y mantuve los nombres de las posiciones sexuales al punto porque estoy tratando de ayudarte, no de confundirte. (¡De nada!) Sin embargo, esto es de hecho una redada de posiciones sexuales húmedas, así que algunas pueden estar un poco fuera – pero créeme, valen la pena de vuelta al día siguiente.

69! ¡Todo el tiempo! / Un clásico probado y verdadero entre las parejas de todos los géneros, el 69 hace que sea fácil complacer a ambos miembros de la pareja. Ambos pueden experimentar el dar y el recibir oralmente, ¡al mismo tiempo! Intenta cambiar quién está arriba y quién abajo, o tumbarse de lado al 69 con alguna variación. Asegúrate de equilibrar el dar y el recibir, ya que puede ser fácil perderse en tu propio placer y aflojar en el dar a tu pareja.

Tijera torcida / El tijereteo a veces puede tener una mala reputación entre las lesbianas, porque el porno convencional hace que parezca que es todo lo que hacemos. Y por lo tanto, a veces tratamos de evitarlo. Pero frotar tu clítoris contra el de otra nujer (o contra su muslo) puede sentirse muy bien. Así que adelante e intenta esta posición. Esta versión le da un giro a la tijera tradicional al hacer que un miembro de la pareja se acueste sobre su vientre y otro sobre su espalda, a horcajadas sobre el muslo del primero.

Misionero elevado con una correa / Similar a la posición del misionero regular, excepto que en este caso el compañero receptor coloca sus piernas hacia arriba, con los tobillos sobre los hombros de su compañero. Esta variación ayuda a abrirse y permite una penetración más profunda que también puede estimular mejor el punto G, lo que lleva a algunos orgasmos de sacudidas corporales, y también es genial si se quiere hacer contacto visual. Intenta experimentar con diferentes ángulos hasta que llegues al punto dulce, e incorpora el juego de pezones o clítoris para un mayor placer.

De rodillas / Esta posición golpea el punto dulce entre el estilo perrito y la cuchara. Tu compañera se arrodilla, inclinándose hacia atrás contra el otro, que le toca con los dedos y/o le estimula el clítoris por detrás. No ver la cara de su pareja aumentará los otros sentidos: escuchen los sonidos que ambos hacen y concéntrense en la forma en que se siente al tocar o ser tocado. Arrodillarse también puede ser tan íntimo como una posición cara a cara: el compañero que está delante puede presionar la espalda contra el otro para que no haya espacio entre ninguna parte de su cuerpo.

Relájate y disfrútalo / Nunca subestimes el valor de lo básico. Recostarse y hacer que te coman el coño puede no ser muy imaginativo o atrevido, pero hay una razón por la que es un clásico: no deja de gustar. Además, es bastante instintivo, lo que significa que usted y su pareja no tendrán ningún problema para entrar en él.

Oral con almohadillas / Usa una almohada (o una cuña sexual, si te apetece) para cambiar la clásica posición de sexo oral. Cambiar el ángulo en el que la lengua de tu pareja se encuentra con tu coño puede hacer que el sexo oral parezca aún más excitante, y aliviará la tensión en el cuello de tu pareja.

Las lesbianas también pueden hacer mamadas / Una correa puede usarse para algo más que para el sexo con penetración. Incluso en objetos inanimados, el oral puede ser una de las partes más gratificantes e íntimas de la relación. El eje de un strap-on no se siente de la misma manera que una parte del cuerpo, lo que te permite concentrarte en los detalles (igualmente satisfactorios): la presión del juguete contra los genitales de tu pareja y la experiencia visual de conseguir una mamada. Básicamente, ver a alguien caer sobre ti es excitante, sin importar lo que se esté metiendo en la boca. Además, dependiendo del acceso que te dé el arnés de tu pareja, puedes estimular manualmente su clítoris, usar un juguete o vibrador, o penetrarlo mientras lo soplas.

Sexo en la ducha de pie / Una posición agradable para cualquier pareja, el sexo en la ducha puede alcanzar nuevas alturas si ambos tienen vagina. Estimular y penetrar a tu pareja con las manos en un espacio tan pequeño puede hacer que las cosas sean aún más excitantes (especialmente si eres realmente flexible). Sólo recuerda que tener relaciones sexuales dentro y alrededor del agua puede eliminar la lubricación natural, por lo que mantener lubricante de silicona cerca ayudará a evitar que la diversión termine demasiado pronto.

Estilo perrito / Este clásico funciona para casi todo el mundo, con o sin pene o con un consolador. Un compañero se arrodilla para penetrar/estimular al otro, que está en sus manos y rodillas, por detrás. Si estás haciendo un juego de manos penetrante, el estilo perrito puede ser mucho más fácil en la muñeca/antebrazo, especialmente si estás haciendo estimulación del punto G. Además, en esta posición, el compañero de arriba tiene acceso a tocar casi todo el compañero de abajo, y puede agarrar, acariciar, morder o jalar el cabello mientras hace la estimulación.

Frente a una pared / En esta posición, lo ideal es que ambos compañeros estén arrodillados en una cama o un sofá. Uno de los miembros de la pareja está presionado contra la pared (o la parte trasera del sofá), y el otro está detrás de ellos tocando y/o estimulando su clítoris. Si buscas algo extra vaporoso, con un sabor a torcedura, esta puede ser una gran posición. La persona que se inclina hacia la pared tiene la capacidad de estar completamente absorta en su propio placer, y el compañero que le señala tiene una posición más ergonómica para la estimulación del punto G y un fácil acceso a todas las partes sensibles de la vulva, el perineo y el ano.