Conoce el caso de Mariana Gómez, quien fue golpeada y detenida por besar a su esposa

El pasado 2 de octubre Mariana Gómez y Rocío Girat se encontraban afuera de la estación de metro Constitución en Buenos Aires, Argentina, fumando un cigarrillo. Cuando llegó el momento de separarse se despidieron con un beso y sin ninguna razón un elemento de la policía golpeó y arrestó de forma violenta a Gómez.

El motivo que dieron los agentes fue que se encontraban fumando en una zona prohibida para hacerlo; la pareja denunció el actuar de los funcionarios como lesbofobia.

El agente de apellido Rojo ordenó a Gómez apagar su cigarrillo refiriéndose a ella como “pibe”, Gómez contestó que “lo haría en otro lado” y se despidió con un beso de Girat. Fue en ese momento cuando el agente Rojo y la policía de apellido Villegas arremetieron contra Gómez.

Ambos elementos la sujetaron del cuello y la tumbaron en el piso, donde la sometieron con las rodillas en su cuello. Girat intentó defenderla y un grupo de personas que se encontraba fumando filmaron con sus celulares el actuar de los policías. El video se hizo viral en las redes sociales.

Gómez fue llevada a la Comisaría de la estación Boedo, en donde activistas feministas y agrupaciones que defienden los derechos de la población LGBT se manifestaron, pasadas las nueve de la noche la presión de los asistentes logró la orden de liberación de la joven que estuvo detenida durante siete horas.

Al momento de la detención a Gómez “se le trató como hombre, la golpearon y detuvieron en un claro ataque por su orientación sexual”, dijo la Agrupación LGBTI 1969, un grupo que defiende los derechos de las personas LGBT en ese país.

El pasado 29 de diciembre la magistrada María Fontbona de Pombo, encargada del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional No. 45, consideró que el actuar policial en la detención de Gómez fue “legítimo ante la negativa de la muchacha de apagar el cigarrillo que estaba fumando en un ámbito conocidamente prohibido a esos fines” y que no encontraba en ese hecho “un motivo discriminatorio y/o persecución contra la condición sexual”.

En cambio, Mariana Gómez fue procesada por “resistirse a ser detenida” y se le imputan “lesiones graves” por arrancar cabello a la agente policial que la detuvo.

La resolución de la magistrada apunta que “la magnitud de su violenta reacción queda en evidencia en la clase de lesión que le provoca deliberadamente a la agente femenina Villegas, (alopecia por arrancamiento de cabellos) ya que en ningún caso se han de atribuir al mero forcejeo”.

Lisando Gómez Teszkiewicz, abogado de Gómez, presentó este martes una apelación a la jueza por motivos de “hacer una selección sesgada de las pruebas”, pues los testimonios y evidencias ofrecidas por la defensa no se incorporaron a la investigación; en cambio, sólo se utilizó aquella que “oculta un acto concreto de discriminación”.

Existió una inconsistencia en el aviso a la defensa, pues fue la semana pasada que se les notificó sobre la resolución de la jueza. Conocer la resolución de la magistrada le hubiera dado a la defensa un mes de análisis para presentar una mejor apelación.

A raíz de la detención de Gómez, organizaciones y personas se manifestaron por medio de un “besazo”, una acción en la que se convoca a que parejas de la diversidad sexual y de género se besen en el espacio público.

En una convocatoria solicitada por Mariana Gómez, y acompañada por la Federación Argentina LGBTI y la Asamblea Lésbica Permanente, decenas de personas se reunieron afuera de los Tribunales para demostrar apoyo a Gómez bajo el lema “#PresaPorBesar”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here