Marruecos: El paraíso prohibido para la comunidad LGBTTTI

¿hay vida gay en Marruecos? La verdad es que si buscas Orgullo Gay y Marruecos o términos similares no encontrarás nada, ¿Qué sucede con la comunidad LGBTTTI en Marruecos?

Empecemos siendo francos: Marruecos no es un destino gay muy apetecible. Casos de homosexuales condenados a prisión por serlo son comunes en un país en el que la actividad sexual entre personas del mismo sexo es ilegal. El contraste en tema de derechos LGBT al cruzar el estrecho de Gibraltar es notable. En el año 2016 dos chicas fueron arrestadas en Marrakech por darse un beso, lo que generó gran controversia a nivel internacional. Finalmente fueron liberadas.

Ahora imagínate el sexo gay, el artículo 489 del código penal de Marruecos criminaliza los actos sexuales entre individuos del mismo sexo, con castigos que pueden ir de los 6 meses de prisión y a los 3 años, además de multas entre 120 y 1.2000 dirhams.

La visión del colectivo LGBT en Marruecos está fuertemente influenciada por la moral islámica tradicional, que percibe a los homosexuales o a los travestis como símbolos de inmoralidad. Sin embargo, en algunos lugares las autoridades hacen la vista gorda y toleran la homosexualidad. Suelen ser resorts vacacionales como Marrakech, que están frecuentados por un elevado número de turistas.

Culturas como la marroquí suelen asociar el travestismo con la homosexualidad, pero ciertos tipos de travestismo han sido tolerados en zonas en las que las mujeres no forma parte. Habrás visto esto en algunos documentales, en los que los papeles tradicionales de las mujeres los asumen hombres, que suelen ser educados para ello desde muy pequeños.

En los años 50 Casablanca era un lugar en el que alguns médicos estaban dispuestos a realizar operaciones de cambio de sexo, pero siempre de manera clandestina. No sabemos qué opina el gobierno del colectivo trans hoy en día.

A estas alturas te podrás imaginar que no hay muchos lugares gayfriendly o de ambiente en el país. Quizás en Marrakech sí puedas encontrar algunos, como Le Diamant Noir, VIP-Club, Le Pacha o Le Comptoir Darna y otros locales en la zona de la avenida Mohammed V. En la plaza de Yamaa el Fna hay cruising gay. Para alojarse lo mejor son los riads, muchos de ellos propiedades de europeos, más tolerantes que los marroquís por norma general.