Cumpliendo fantasías arias en Berlín

¿Lo habías considerado como opción para tomarte unas vacaciones? ¡Claro que no! Por eso en queremos que lo sepas, Berlín es una ciudad abierta y tolerante en cuanto a estilos de vida y orientación sexual, aproximadamente uno de cada diez habitantes es bisexual. Su comunidad gay es una de las tres más grandes de Europa, junto con las de Amsterdam y Londres.

Federico el Grande, el Rey prusiano más intelectual y conocido de la Berlín del siglo XVIII, no dejó descendencia justamente por no relacionarse con personas del sexo opuesto y tuvo que ser reemplazado por un sobrino.

¿Sabías qué el Alcalde de Berlín, Klaus Wowereit, es gay declarado públicamente?

La escena gay de la ciudad está muy diversificada. En casi todos los barrios, es común ver parejas del mismo sexo: la homosexualidad es uno más de los elementos que hacen de ésta, una ciudad multifacética y tolerante. Por ello es que no existe una escena gay limitada a una zona y a espacios o lugares “típicamente” gay, aunque sí son definibles zonas que históricamente se han caracterizado como gay-friendly.

En lo que antiguamente era el Berlín-Oeste, se encuentra la escena gay “establecida”, mayoritariamente masculina, y se concentra alrededor de la la Plaza Nollendorf, en Schöneberg. Justamente allí, desde el año 1989 hay un monumento y una placa conmemorativa, recordando a las víctimas homosexuales del nazismo. Puede decirse que históricamente se ha definido la calle Motzstraße, aquí en Schöneberg, como el centro de la cultura homosexual en Berlín. Allí abrieron los primeros establecimientos gay en la década del ´20.

En la esquina de Plaza Nollendorf y la calle Einemstraße se encuentra Mann-O-Meter, el Centro de Homosexuales de Berlín, y al lado, Ebab, un Bed & Breakfast amistoso con “gays, lesbianas y sus amigos”.

Allí mismo, alrededor de la Plaza Winterfeldtplatz, todos los miércoles a sábados hay gran concurrencia de gente debido al mercado semanal que tiene lugar esos días, atractivo tanto para gays como para heteros. El Café Berio es una institución desde hace cincuenta años, con los mejores cafés y Kuchen de la zona. Recomendable es también el restaurant Gnadenbrot un espacio alternativo donde por las noches hay fiesta y durante el día, cocina alemana moderna a buenos precios. Y los fines de semana abre Connection un club para gays ya mayores que cuenta también con sex shop y cine porno propio.

Por supuesto no toda la oferta cultural y gastronómica está orientada al público gay en Schönefeld. El KaDeWe está ubicado en esta zona, y es el centro comercial más tradicional de Berlín.

En Kreuzberg, un distrito tradicionalmente liberal, abierto y multiétnico, la escena es menos centralizada y se entrelaza con la diversidad de sus residentes.

Es importante advertir que a medida que nos alejamos de la ciudad, el espíritu es más “provinciano” y los niveles de tolerancia son menores particularmente en zonas de la antigua Berlín este, donde se reunen sectores de la extrema derecha. Parejas del mismo sexo deben aproximarse con precaución a estas áreas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here