#SoloParaChicos mejora tu actividad sexual y evita ¡la eyaculación precoz!

Vamonos al grano, existe una rutina de entrenamiento para mejorar tu salud y vida sexual, y entre sus diversos beneficios, están una mejor actividad sexual y la disminución del riesgo de padecer eyaculación precoz.

Hablamos de los ejercicios de Kegels para hombres. Estos ejercicios de contracción pélvica, son generalmente conocidos para mujeres e incluso se cree erróneamente que solo éstas pueden practicarlo, pero se equivocan y hoy venimos a contaros cómo un hombre puede llegar a hacerlo.

La práctica es muy sencilla, debemos estar relajados para contraer el músculo pubocoxígeo imitando la fuerza que se aplica para frenar la micción, es decir, cuando evitamos orinar. El moviendo o contracción se realiza durante unos 5 segundos y seguidamente, se destensa otros cinco. Ésto, deberá repetirse unas quince veces seguidas y, al menos, tres veces al día.

El tiempo de duración de cada una de las contracciones puede llegar a ser prologando, es decir, con la práctica del ejercicio nuestra capacidad se verá aumentada permitiéndonos contraer durante un mayor periodo.

Quizás las primera vez te sientas extraño, pero no pasa nada, es un ejercicio al que el cuerpo se va acostumbrando día a día, como sus beneficios, que comenzarás a notarlos tras unos meses de práctica.

Hablando de beneficios, ¿sabes cuales son? Anteriormente, hemos mencionado que mejora la salud sexual, teniendo unas erecciones mayores y más fuertes con su correspondiente orgasmo, y evitando la eyaculación precoz. Además, disminuye el goteo y mejora el flujo sanguíneo en el pene, evitando la disfunción eréctil.

Lo bueno de este ejercicio, es que no necesitamos ninguna máquina ni salas especializadas para realizarlo. Desde casa, desde el coche, en la oficina…cualquier lugar es útil para poder dedicarle 5 minutos a este sencillo ejercicio.

Lo ideal, siempre es realizarlo sentado con las piernas abiertas y tu tronco levemente hacia delante, posando las manos en las rodillas. Lo más importante es asegurarte que estás flexionándo el músculo pubocoxígeo y el resto, ¡ya te encargarás de disfrutarlo cuando comiences a obtener tus primeros resultados!