¿Ya viste ‘Feel Good’ de Netflix?

A estas alturas esperamos que sí, pero en caso de que ese no sea el caso, Feel Good es una serie cómico dramática, de corta duración -entre esto y tu confinamiento, te la devorarás- que bien se parece a la vida misma, pero a la par sabe sacarle a esta su mejor jugo, para contar lo más denso y complejo de las familias, las relaciones, el amor e incluso las adicciones. Al final va sobre la felicidad. Más bien sobre la búsqueda de la felicidad como motor mientras, como decía John Lennon: la vida va siendo aquello que pasa mientras haces planes.

Es una producción británica de Channel 4 que narra el amor entre Mae (la reconocida humorista Mae Martin se interpreta a sí misma) y George (Charlotte Ritchie), que como buena pareja lésbica tarda un solo capítulo en enrollarse, enamorarse y vivir juntas. Ambas tendrás secretos para con la otra (sí, empieza el lesbiandrama, pero muy bien relatado), como el hecho de que Mae fue drogadicta o que George no se ha atrevido aun a salir del armario con sus amigos.

Mae Martin es una cómica canadiense muy reconocida por sus trepidantes e inteligentes monólogos. La artista impregna a la serie de velocidad e hilaridad, y le da, al poner sobre la mesa su propia vida real, ese punto de naturalidad tan absolutamente atractivo como el que veíamos en Ellen cuando Ellen Degeneres se vivía a si misma a través de la serie, o en The Bisexual, de Desiree Akhavan, que también se actúa a si misma en una serie absolutamente recomendable.

https://youtu.be/IA6zm_kt5iM