Ser lesbiana con sororidad y feminismo

Este año el mensaje reivindicativo del colectivo LGTBIQ se reformula y lo hace para dejar paso a la figura de la mujer. “Las lesbianas padecen un doble tabú por su condición sexual y por su condición de género, es decir ser mujer. La hostilidad es aún más notable que en el caso de los gays”, asegura la presidenta de Ben Amics, Tatiana Casado.

La cuestión de la doble invisibilidad por ser mujeres y por ser lesbianas preocupa a la entidad y por ello este año han aprovechado esta efeméride para poner el tema encima de la mesa. Lo han hecho con el lema “Sororidad y Feminismo”.

Falta de referentes positivos

La vivencia de Tatiana le permite asegurar que aún hoy en día “Las lesbiana parece que no existimos. Se tiene preconcebido dentro de la sociedad que como mucho nos damos la mano y somos amigas. Sigue pasando que si se piensa en la posibilidad que dos mujeres practiquen sexo parece que sea contenido pornográfico”.

El colectivo de las lesbianas, nos explica, tienen la homofobia y lesbofobia interiorizada, “La falta de apoyo percibido es muy importante”. Este sentimiento cree que está muy instaurado en nuestra sociedad “Por el aspecto servicial que debe desempeñar la mujer. Se nos atribuye el papel de formar parte de parejas heterosexuales estables, duraderas y con hijos. Es un discurso absolutamente erróneo y una presión brutal”.

«Se nos atribuye el papel de formar parte de parejas heterosexuales estables, duraderas y con hijos. Es un discurso absolutamente erróneo y una presión brutal”.

Por eso, nos afirma que “Tenemos una falta de referentes positivos. Somos lesbianas disidentes porque no queremos encajar en los límites que nos pone la sociedad heteronormativa existente”.

«Constantemente parece que debas demostrar que estás a la altura. Sigue habiendo mucho trabajo por hacer”. Ben Amics, con sus 25 años de historia en Baleares, desde noviembre y por primera vez tiene tres mujeres lesbianas dirigiendo la junta.

En este mismo sentido concluye que “Se ha dado más visibilidad a los hombres gays y en cierta medida se han apoderado de la lucha”. Nos sigue contando “Nosotros ahora lo que queremos reivindicar es la falta referentes positivos de lesbianas, bisexuales y personas trans. Asimismo, preocupada detalla que todo el colectivo LGTBIQ sigue viviendo “Tener menos tasas de ocupación, padecer depresión, y registros notables de tasa de suicidio”.