Me ataco: Polonia cuenta con ‘zonas libres de LGBT’

Cuando recibimos la información lo primero que me vino a la cabeza es todas aquellas ocasiones en las que nuestra comunidad ha pedido encarecidamente que los bares y restaurantes LGBT fueran más LGBT buscando impedir el acceso a la comunidad heterosexualidad ¿pero qué sucede cuando oficialmente los heterosexuales solicitan zonas libres de nuestra comunidad? Pues si sucede, pero al menos sabemos que Bruselas rechazó las solicitudes de seis localidades polacas para participar en el proyecto europeo Town Partnership (hermanamiento de ciudades), pues forman parte de las llamadas ‘zonas libres de ideología LGBT’. Pero, ¿de qué se trata exactamente?

«Los valores y los derechos fundamentales de la UE deben ser respetados por los Estados miembros y las autoridades del país», declaró en su cuenta de Twitter la comisaria de la UE para la Igualdad, Helena Dalli.

Decenas de provincias polacas, o casi un tercio del territorio del país conservador, se han proclamado territorios libres de la ideología LGBT luego de la creación en marzo de 2019 de la denominada Carta de los derechos de las familias. El documento, elaborado por varios movimientos, asociaciones y fundaciones polacas, promueve la protección de los valores tradicionales: en particular, define el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

Una participante de la marcha por el Día Internacional del Orgullo LGTB en la India

Pese a que los simpatizantes de la iniciativa —que carece de valor jurídico— aseguran que no va en contra de las personas específicas, sino de la propia ideología LGBT, los activistas por los derechos humanos tachan el documento de discriminatorio y acusan a las autoridades de promover la homofobia y estigmatizar a los miembros de la comunidad. En julio, la localidad holandesa de Nieuwegein suspendió la cooperación con la ciudad polaca de Pulawy pese a los intentos del alcalde Pawel May de explicar que las zonas libres de LGBT no son más que una iniciativa pública.

Bruselas ha invertido más de dos millones de euros en el programa Town Partnership, que incluye 127 proyectos destinados a fomentar la participación de los ciudadanos en la formación de la política europea y a desarrollar distintos ámbitos de la interacción social.