EU busca implementar reglamento de salud que discrimina personas transgénero

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos  desarrolló un reglamento que permite a los profesionales de la salud negarse a otorgar servicios médicos a personas transgénero; asimismo, brinda amparo a aquellos que no deseen realizar abortos por motivos religiosos.

Con este nuevo reglamento, dentro de la oficina de Derechos Civiles del HHS se creará una división encargada de revisar y auditar los casos en los que los trabajadores de la salud deseen omitir algún servicio por motivos morales o religiosos. Además, podrá llamar la atención a aquellas instituciones médicas que no se ajusten a esta regla, la cual recibe el nombre de “objeción de conciencia”.

El reglamento que se busca implementar fue propuesto por primera vez durante la administración de George W. Bush con el propósito de proteger la libertad religiosa de los trabajadores de la salud. El reglamento fue rechazado en su momento por la Asociación Médica Estadounidense, ya que las normas no estaban limitadas, lo cual permitiría negar los servicios como transfusiones de sangre, control de natalidad o tratamiento de VIH o Sida en hombres homosexuales.

En 2011 la presidencia de Barack Obama declinó este tipo de propuestas reglamentarias, y en su lugar emitió una norma que prohíbe la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género; asimismo se restringió la discriminación hacia mujeres que deciden abortar en los servicios de atención médica.

“Durante el año pasado, la administración Trump-Pence (Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos) ha estado trabajando para infringir nuestras libertades y quitarles los derechos a las personas de color, a las personas LGBT y a las mujeres”, dijo Dana Singiser, vicepresidenta de políticas públicas y asuntos gubernamentales de Planned Parenthood Federation of America.

Si el reglamento se aprueba antes de este viernes es posible que Donald Trump haga mención de estas normas durante su asistencia a la Marcha por la Vida (manifestación contra el aborto) que se llevará a cabo el 19 de enero en Washington DC; así lo comunicó la secretaria de prensa de la presidencia, Sarah Huckabee Sanders.

Las reacciones

Ilsye Hogue, presidenta de la Liga Nacional de Acción para el Aborto y los Derechos Reproductivos (NARAL Pro-Choice America):

“Licencia para discriminar a las mujeres y las personas LGBT”

Sarah Warbelow, directora legal de la Human Rights Campaig (HRC):

“Los trabajadores de la salud tiene una obligación profesional y ética de proporcionar atención médica a todos lo que la necesiten (…) Todos los estadounidenses merecen el acceso a la atención médica necesaria, y la atención médica no debe ser determinada por las opiniones de los proveedores de la atención médica o del personal administrativo”

Harper Jean Tobin, director del Centro Nacional para la Igualdad Transgénero:

Este es el uso de la religión para lastimar a las personas porque desaprueba quiénes son (…) Cualquier regla que otorgue licencia para discriminar sería una vergüenza y una burla. Sería una invitación a negar la atención que salva vidas”

Masen Davis, director general del grupo LGBT Freedom for All Americans:

«Cuando las clínicas y hospitales médicos abren sus puertas para servir al público, deben considerar a todos en igualdad de condiciones. La regla propuesta va más allá de la promesa de libertad religiosa de nuestra Constitución: es una discriminación, simple y llanamente”

Organizaciones LGBT irán en contra 

Organizaciones, como la Unión Estadounidense de Libertades Civiles, Lambda Legal y el Centro Nacional para los Derechos de las Lesbianas, comentaron para Washington Blade que están esperando que el reglamento se haga público para poder comenzar un litigio en su contra.

Información de Washington Blade e Independent.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here