Confesiones de Amelia Waldorf

Amelia Waldorf es una drag mexicana de 22 años conocida principalmente por su participación en la segunda temporada de La Más Draga dónde se llevó el título de La más volada, o sea, la Miss Conginiality. Amelia resalta por sus habilidades con la borcha de maquillaje y por la dualidad de su personaje que va de lo más lindo y rosa, a lo más oscuro y grotesco.

Quién sigue su carrera sabe que Amelia se identifica a sí misma como persona no binaria. Siempre la vimos en sus confecionales out-of-drag mostrando una apariencia más andrógina y muy femenina: con cabello largo, maquillaje, uñas, etc. Asimismo, Amelia usa este mismo nombre fuera de drag: Amelia.

https://www.instagram.com/p/Bw8OGWElyhB/

Como todas las personas, Amelia está pasando por un proceso permanente de descrubrimiento y entendimiento de sí mimsa, y recientemente subió un video a su canal de YouTube dónde se abre con el público a cerca de algo que no había dicho antes: Soy una mujer trans no binaria.

El video de 16:30 min de duración es muy revelador y Amelia cuenta que lo hace no sólo por ella, sino porque cree que puede ayudar a muchas personas que están pasando por algo similar o se han sentido como ella.

“Quiero empezar hablando de cómo muchas personas de la comunidad LGBT, incluyéndome a mí, crecimos con este miedo de ser descubiertos por cosas que nos gustaban, por lo que nos atraía, y por todas las personas que nos molestaban por todo esto. Entonces yo en lo personal crecí la mayor parte de mi infancia y adolescencia reprimiendo todo esto para parsar desapercibida, y que la gente dejara de mirarme y señalame. Entonces al momento de crecer toda esta

a identidad que yo tenía no era mi identidad sino este escudo que yo tenía para protegerme a mí misma”.

https://www.instagram.com/p/BwGQ6tRF8Np/

Cuenta cómo desde su infancia no le gustaba su nombre, Ismael, y cómo salir del closet como hombre gay fue el primer paso que dio para aceptarse. Luego empezó a hacer drag, a los 18 años, y esto la llevó a dejarse el pelo largo, maquillarse, etc. fuera de drag. Cuenta cómo fue el proceso con su mamá, que aunque no era homofóbica, empezó a tomar terapia para poder entenderla. Luego de esto, pasó a identificarse como persona no binaria.

“Ser hombre y ser mujer es una constucción social […] Todos somos perosnas y todos usamos cosas que nos gustan […] Por eso es que mí me molesta tanto el hecho de etiquetarnos”.

Cuenta que este año, La más draga, sus viajes de trabajo por México, las personas que ha conocido (entre ellas mujeres trans trabajadoras sexuales) le hicieron comenzar a cuestoinarse si era una persona trans “oficial”: “Me daba muchísimo miedo mi disforia de género, mi voz nunca va apasar como de una mujer cisgénero, mi altura… eran muchísimas cosas las que me hacían dudar sobre si de verdad era una persona trans o no; y al mimso tiempo me decía: ¿por qué te empeñas en preocuparte por este tema? Simplemente tienes que hacer lo que te gusta, vivir como te gusta […] (pero) siempre me preguntan si soy trans y posiblemente eso nunca deje de pasar”.

https://www.instagram.com/p/B4ysp9UhgkK/

“La ansiedad social es muy grande. Cuando quieres ir al baño en un lugar público […] me gustaría que hubiera baños sin género en lugares públicos. Muchas personas trans pasan por esta ansiedad aunque ya estén con hormonas […] en Puerto Rico mataron a una chica trans por usar un baño de mujeres en McDonald’s. Hay gente matando personas porque viven su identidad ”.

Por último cuenta que ver la serie POSE este año la hizo darse cuenta de muchas cosas. Entre ellas, la necsidad de comenzar a hacer activismo. Eso la llevó a contactar a Casa de Muñecas Tiresias A.C. una organización que se dedica a apoyar a mujeres trans en situación de vulnerabilidad económica.