Toronto busca víctimas de un presunto asesino en serie de gays

Toronto no cabe en su asombro: un jardinero asesino en serie de homosexuales dejó literalmente “plantados” en enormes macetas restos de sus víctimas en un caso que no tiene precedentes en la ciudad canadiense. El paisajista en cuestión es Bruce McArthur, de 66 años, detenido y acusado de homicidio en primer grado de al menos cinco víctimas. Algunos de los cuerpos, que fueron enterrados por partes después de ser descuartizados, ya han sido encontrados, pero se teme que pudieran haber más.

Por eso, este martes la policía puso en marcha un operativo para buscar víctimas en los jardines de Toronto, donde trabajaba el jardinero.

«Creemos que hay más restos humanos en algunas de estas propiedades y estamos trabajando para recuperarlos”

McArthur fue arrestado a mediados de enero en el marco de la investigación por la desaparición en abril y en junio de 2017 de dos hombres en el barrio homosexual de Toronto, Selim Esen y Andrew Kinsma. La policía reveló este lunes que en el transcurso de la investigación se habían descubierto los restos de otros tres cadáveres masculinos cuando excavaban el jardín de una vivienda que McArthur utilizaba para almacenar material.

El detective de la policía de Toronto, Hank Idsinga, dijo en una conferencia de prensa que los restos mutilados de por lo menos tres víctimas fueron hallados escondidos en el fondo de tres macetas en el patio trasero de una vivienda en Toronto. El detective aclaró que los restos no han sido identificados.

Forenses ante una casa conectada con el caso de Bruce McArthur

La policía planea registrar unas 30 propiedades en las que McArthur trabajó, indicó Idsinga y exhortó a todos los clientes del individuo a contactar a la policía. “Creemos que hay más restos humanos en algunas de estas propiedades y estamos trabajando para recuperarlos”, señaló Idsinga.

“Hemos confiscado varias macetas de diversas localidades de la ciudad y lo seguiremos haciendo. Hay por lo menos otros dos sitios que queremos excavar donde probablemente haya restos humanos”, añadió.

«Hay por lo menos otros dos sitios que queremos excavar donde probablemente haya restos humanos”

Todas las víctimas halladas menos una habían sido declaradas desaparecidas por sus allegados, y la investigación se ha ampliado a todas las desapariciones denunciadas desde 2010 en la comunidad homosexual de la ciudad más grande de Canadá.

El detective de Toronto dijo que además de las muertes de las que fue acusado McArthur a mediados de enero, ahora también se le acusa de haber matado a Majeed Kayhan, de 58 años, Soroush Marmudi, de 50, y Dean Lisowick, de 47. Lo que sumarían las cinco víctimas.

Idsinga dijo que Lisowick era un usuario del sistema de refugio, normalmente dirigido a personas sin techo, que no había sido reportado como desaparecido. La policía cree que fue asesinado entre mayo de 2016 y julio de 2017.

“Este es un problema que va mucho más allá de la comunidad gay, es un problema que atañe a toda la comunidad de la ciudad de Toronto”, señaló Idsinga.

Miembros de la comunidad LGBTQ empezaron a contactar a la policía el año pasado tras la desaparición de Esen, de 44 años y Kinsman, de 49. Los detectives estuvieron meses tras la pista de McArthur pero no fue sino hasta hace pocos días que pudieron vincularlo eficazmente a las desapariciones, explicó la policía.

Idsinga puntualizó que McArthur tenía una relación sexual con Kinsman.

“La ciudad de Toronto jamás ha visto algo así, se trata posiblemente de un asesino en serie que ha tomado medidas para cubrir sus huellas”, agregó.

Se trata posiblemente de un asesino en serie que ha tomado medidas para cubrir sus huellas”

Uno de los testimonios en el caso es un hombre llamado Peter Sgromo, que explicó a la agencia The Associated Press que tuvo un violento encuentro sexual con McArthur el pasado abril en la parte trasera de su camioneta después de tomar unas copas en el mismo barrio donde se han producido los asesinatos.

Explicó Sgromo que McArthur, a quien conocía a través de un amigo común desde hacía más de 10 años, lo agarró del cuello y lo giró violentamente hacia abajo después de haberse estado besando. Sgromo dijo que agarró por el codo a McArthur y terminó el encuentro.

No informó el incidente a la policía, pero después de enterarse del arresto de McArthur, habló con un investigador. “Estoy conmocionado, pero no estoy sorprendido” (por lo que ha pasado), dijo Sgromo.

«Estoy conmocionado, pero no estoy sorprendido”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here